Buscar
  • Patricia Murphy Doyle

TELETRABAJO VS SMART WORKING


En 1973, en plena crisis del petróleo, el físico estadounidense Jack Nilles introduce el término “teletrabajo”. Nilles propuso “llevar el trabajo al trabajador” para reducir el consumo de combustible producido en los traslados desde el hogar al lugar de trabajo y viceversa.


Con el correr de los años y la aparición de internet el teletrabajo fue acrecentándose, pero fue con la pandemia del Covid-19, cuando hemos visto su mayor implementación.


Para algunos el teletrabajo es una rutina ya sea porque trabajan para una empresa que apuesta por esta modalidad ofreciendo mayor flexibilidad a sus empleados o son freelance y cuentan con una mini oficina en casa.

En cambio, para otros, es una opción transitoria provocada por situaciones concretas, como el confinamiento, o para evitar contagios por la pandemia.


En este último caso, para que el teletrabajo resulte eficiente hay que tener una estrategia bien definida porque si no el rendimiento laboral puede descender y el empleado sentirse menos identificado con la empresa por trabajar a distancia.


Una tendencia que ha llegado para quedarse es el Smart Working.


¿Qué es el Smart Working?

Es un nuevo modelo de trabajo que surge de la unión del teletrabajo y las nuevas tecnologías.

La transformación digital cambió la forma de relacionarnos y de trabajar, por eso es importante que las empresas se adapten a esos cambios para no quedar obsoletas.

Es un concepto que hace referencia a proporcionar al empleado los recursos necesarios para que desarrolle sus tareas de forma completamente autónoma.


Lo que pretende el Smart Working es que los empleados cumplan con ciertos objetivos planteados por la empresa sin exigirles que trabajen un número determinado de horas, se basa en una relación de confianza empresa-trabajador.


  • Trabajo a distancia (teletrabajo)

En el Smart Working los empleados teletrabajan, es decir, pueden desarrollar sus tareas desde cualquier lugar que elijan y no tiene que desplazarse hasta la oficina.


  • Tecnología

Solo es necesario un ordenador o un teléfono inteligente y conexión a internet para desarrollar las tareas.


  • Movilidad y deslocalización

Una característica distintiva de esta metodología con respecto al teletrabajo tradicional, es que el empleado puede trabajar desde su casa, pero también si lo desea desde otro lugar como un hotel en cualquier parte del mundo, un tren, etc. esto dará lugar a la aparición de una nueva “categoría” de trabajador, el nómada digital.


  • Flexibilidad horaria

El empleado no tiene que cumplir un horario, pero sí los objetivos fijados por la empresa, por eso, puede realizar su trabajo en el tiempo y forma que él crea apropiado.


  • Modelo de trabajo por objetivos

Lo que se pide al trabajador es la obligación de cumplir determinados objetivos, el Smart Working es un modelo de trabajo por objetivos. El trabajar por objetivos ofrece mayor motivación que el trabajo con un horario fijo y se logra que los empleados estén más satisfechos y productivos.


Podemos afirmar que el Smart Working tiene muchas más ventajas que desventajas. Respecto de las primeras, es que mejora la calidad de vida de los trabajadores, ya que pueden conciliar su vida laboral con la familiar y además eligiendo el lugar en donde quieren trabajar. Otra muy importante, principalmente en tiempos de recesión económica, es la reducción de los costes asociados al trabajo para el empleado como son los gastos por desplazamiento o comidas fuera de casa.

Y como principal desventaja es que no es aplicable a todos los puestos de trabajo.


De acuerdo con los últimos datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en España; solo el 27% de las empresas permiten a sus empleados el trabajo a distancia, de esto surge que son muy pocas las empresas que deciden incorporar el Smart Working en su día a día.


Un problema que encuentran hoy algunas pymes es que no están preparadas para trabajar en remoto, a diferencia de las grandes corporaciones que conviven con las nuevas tecnologías y la digitalización constante.


La digitalización de una empresa es necesaria para hacer evolucionar los negocios y a nuestra sociedad. Muchos de los procesos y puestos de trabajo que se desarrollan tanto en un comercio, como en una industria o en el sector servicios se pueden convertir en digitales.


Las empresas deben tener una “mentalidad digital”: tecnología enfocada al cliente y descentralizar tareas a modo de teletrabajo o Smart Working con los beneficios para ambos (empresa y trabajador). Equipar a todos los empleados con ordenadores portátiles, teléfonos móviles, tarifa plana de Internet y conexión a la red corporativa y otras herramientas para realizar su jornada laboral fuera de la oficina.


El trabajo es lo que haces, no donde lo haces (Canadian Telework Association)

El teletrabajo es una necesidad real para algunos, la mejor y única salida para otros o una utopía para muchos otros.


  • Icono negro LinkedIn
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de YouTube

All Rights Reserved © Copyright 2021